La Comisión para los Derechos Humanos del Estado Zulia (Codhez) ratificó el empeoramiento general de la calidad de vida de los zulianos en 2019.

En su informe anual, presentado este jueves, la organización destacó la precariedad de las condiciones de vida, el fenómeno hiperinflacionario y el aumento de la violencia policial, entre algunas de las situaciones que ensombrecieron el panorama de los derechos humanos en la región durante el pasado año.

El informe documenta por capítulos los hechos en el Zulia que involucran la vulneración de las libertades personales y debido proceso, derecho a la vida, integridad y seguridad ciudadana, la emergencia humanitaria compleja, derechos de los pueblos indígenas y derechos ambientales.

Caos en servicios

Para Codhez, la crisis en la prestación de servicios públicos en el Zulia se hizo crónica durante 2019, “sobre todo en el caso de la electricidad y el agua potable”.

Destacó que en el transcurso del año se registraron múltiples apagones generales, siendo el primero el 7 de marzo el más prolongado de todos, que mantuvo a la región sin electricidad por 101 horas en promedio.

Señaló, además, el limitado acceso al agua en el Zulia se agrava por la crisis eléctrica.

“Los zulianos se ven obligados a buscar y acarrear agua desde tomas ubicadas en calles, plazas o cañadas, o comprar agua suministrada por camiones cisterna a precios pagados en dólares”, denunció.

Además, “el deterioro de las condiciones de vida en el Zulia se desarrolló en un escenario de censura a la prensa, instrumentada no solo a través de una política expresa de amedrentamiento y persecución contra algunos periodistas, sino también mediante allanamientos y cierres de medios de comunicación”.

Ingresos insuficientes

Presentó, además, Codhez el estudio final de la Seguridad Alimentaria en Maracaibo realizado en 2019, en el que resaltó que el alto costo de los alimentos sigue siendo uno de los impedimentos para acceder a una alimentación adecuada en los hogares marabinos.

“A la vuelta de un año, la variación de precios de los 21 alimentos de la canasta básica monitoreados por Codhez, aumentaron, en promedio +6.763%”, indicó.

En ese sentido, explicó que de enero 2019 a enero 2020, el precio de la carne de pollo se incrementó, en promedio, en +4.102%, el de la carne de res +4.019%, y el de los granos +10.726%.

“Este estudio evidencia que el ingreso de los hogares en Maracaibo es insuficiente para comprar alimentos, por lo que la ayuda de los familiares fuera del país es importante para el sostén de muchas familias: cinco de cada diez recibe ayuda mensual de sus familiares en el exterior, y cuatro de cada 10 percibe entre USD 11 y 50 cada mes”.

De allí se desprende, a juicio de Codhez, que la dependencia de las familias, al no ser capaces de alimentarse por sí mismas, evidencia la situación de inseguridad alimentaria de gran cantidad de hogares marabinos que no tienen acceso a una alimentación adecuada y nutritiva.

“En siete de cada diez hogares, niñas, niños y adolescentes dejaron de tener una alimentación saludable, comieron menos de lo debido, y tuvieron una alimentación basada en poca variedad de alimentos”, insistió.

Aseveró, además, la organización que la inseguridad alimentaria está presente en todas las parroquias de Maracaibo, pero con niveles más altos en las parroquias Cristo de Aranza, Antonio Borjas Romero, Caracciolo Parra Pérez, Manuel Dagnino, Bolívar, San Isidro, Luis Hurtado Higuera y Venancio Pulgar.

“Mientras tanto, los programas de asistencia económica del Estado venezolano han demostrado ser insuficientes, pues no aportan, en el mejor de los casos, más allá de USD 8 al mes”.

Puntualizó también el informe “la inviabilidad del programa CLAP. Según la encuesta, ningún hogar la recibió cada mes durante 2019, y mucho menos, cada quincena”.

Violencia policial

“La violación al derecho a la vida fue sistemática. El creciente número de muertes ocasionadas por funcionarios de seguridad del Estado venezolano da cuenta de una política de ejecuciones extrajudiciales que ya ha sido alertada por organismos internacionales”, recalcó.

Y detalló que durante 2019 “fueron asesinadas 657 personas por funcionarios de seguridad del Estado venezolano en 497 hechos de violencia, entre ellos, 491 en supuestos enfrentamientos”.

Significó un aumento de 135,48% en las muertas ocasionadas por la policía en comparación con 2018, cuando se registraron 279 personas.

Especificó que el promedio de edad de las muertes registradas por violencia policial es mayor en los jóvenes de 20 a 25 años de edad.

En cuanto a los órganos policiales ejecutantes, señaló que lidera el CICPC con 20,88% de los hechos violentos, secundado por las Fuerzas de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) con  18,47%.

Por notimedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: