Cómo celebran su cumpleaños los hijos del año bisiesto

El 2020 es un año bisiesto. Contará con 366 días, porque febrero tendrá 29 días en lugar de 28, como en los últimos tres años.

Es por eso que el 29 de febrero es una fecha inusual, ya que solo aparece en el calendario cada cuatro años.

Es por eso que los nacidos en año bisiesto solo celebran su cumpleaños en la fecha real cada cuatro años y el resto deberán hacerlo el 28 de febrero o el 1 de marzo.

Es el caso de las zulianas Gabriela Parra y Marinell Duque, así como de Luis Guerrero, caraqueño con casi 50 años residenciado en Maracaibo.

En grande

La abogada Gabriela Parra, de 35 años, nació el 29 de febrero de 1984 en Santa Bárbara de Zulia.

Explica que celebra regularmente su aniversario de vida el 1 de marzo, porque es cuando se cumple un día después de haber nacido.

Cuando es año bisiesto “me parece fabuloso y por eso celebro la vida en grande, porque es el día que realmente cumplo año y es cada cuatro años”.

Sin embargo, confiesa que disfruta más cuando no es año bisiesto porque “dura dos días. Me felicitan tanto el 28 de febrero como el día siguiente”.

Para algunos de sus familiares y amigos su cumpleaños es el 28 y para otros el 1 de marzo, sobre la base de que el 28 no había nacido, y de que cumple en marzo y no en febrero.

Cuenta Parra, quien vive en el sector Sabaneta, que tiene un compadre que la felicita cada cuatro años, porque le dice que esa es su fecha aniversario.

Además, recuerda que cuando cumplió 15 años no tuvo fiesta porque no fue año bisiesto. Y justo el 29 de febrero del año siguiente, le tocaron los 16 años enferma con lechina, por lo que dejó de festejar en algunos años bisiestos.

A los 17 años

Desde Buenos Aires, en Argentina, donde habita desde hace dos años y medio, Marinell Duque, de 27 años, afirma que conmemora su fecha de nacimiento el 28 de febrero desde hace una década.

La licenciada en Relaciones Interiores, quien nació el 29 de febrero de 1992 en el Hospital Adolfo Pons, comenta que la decisión la tomó porque “nací en febrero y no en marzo”.

Recuerda que antes del cambio su familia festejaba su aniversario de vida el 1 de marzo, por lo que recibía felicitaciones durante dos días.

Sin embargo, revela que su celebración no tiene nada de especial y “sin ningún ritual” por la fecha. “Sea el 28 o el 29 de febrero, mi cumpleaños es igual, aquí ahora con mis amigos, y en Maracaibo antes con mi familia y con mis amigos”.

Último día del mes

Por su parte, Luis Guerrero, de 68 años, afirma que festeja su nacimiento en año no bisiesto tanto el 28 de febrero como el 1 de marzo.

Pero, admite que prefiere hacerlo con su familia en el barrio Raúl Leoni el último día del segundo mes por coincidir con la quincena.

El chofer nació el 29 de febrero de 1952 en el hospital San José, en el sector Cotiza, en Caracas.

Este año, al igual que Gabriela Parra y Marinell Duque lo festejará el próximo sábado 29 de febrero, como cada cuatro años.

Seis horas más por año

El establecimiento del 29 de febrero en el calendario cada cuatro años obedece a que el tiempo que transcurre el movimiento de la tierra alrededor del sol es de aproximadamente 365 días y 6 horas, por lo que cada cuatro años se acumulan 24 horas de diferencia entre el año real.

De no agregarse ese día en pocas décadas las fechas no corresponderían a las estaciones relativas. Por ejemplo, en enero sería otoño, y en abril sería pleno invierno en el hemisferio sur.

Así, en el calendario gregoriano, hecho por el Papa XIII en 1582, actualmente utilizado de manera oficial en casi todo el mundo, este día extra se colocó al final del mes febrero.

Antes era el 24 de febrero, por tratarse del sexto día antes del primer día de marzo, que traduce la palabra bisiesto, derivada del latín bis sextus dies ante calendas martii.

Deja un comentario