El Reino Unido sale antes de la medianoche de la Unión Europea

El Reino Unido sale este viernes, una hora antes de medianoche, de la Unión Europea. Un momento histórico durante mucho tiempo incierto y que, con júbilo para unos y tristeza para otros, abre la página de un nuevo futuro en solitario.

Como si fuera una metáfora de lo que algunos consideran 47 años de preponderancia europea, el Brexit entrará en vigor en el último segundo del día… en la Europa continental, las 23h para los británicos.

Un reloj en cuenta atrás, proyectado en la fachada de Downing Street, marcará el momento en que, por primera vez en su historia, la UE perderá un miembro y ganará un poderoso competidor a sus puertas.

Esto no es un final sino un comienzo”, debe afirmar el primer ministro Boris Johnson en un mensaje a la nación televisado por la noche. Poniendo fin a años de crisis política que acabó con la carrera de sus dos predecesores, David Cameron y Theresa May, Johnson se apunta una enorme victoria personal.

“Se levanta el telón para un nuevo acto”, dirá según un extracto, tras presidir un consejo de ministros especial en la localidad obrera de Sunderland, en el norte mayoritariamente probrexit de Inglaterra.

Sin embargo, la fecha es sobre todo simbólica porque, en realidad, casi nada cambiará durante el periodo de transición previsto hasta finales de diciembre.

Júbilo y lágrimas

Partidarios del Brexit se congregaron con banderas británicas para una gran fiesta frente al Parlamento de Westminster, que durante tres años fue escenario de los acalorados debates sobre la cuestión más importante y divisiva en la historia reciente del país.

Con todo el respeto por los ciudadanos europeos (…) la UE es una estafa, ha sido una estafa desde que entramos y estoy muy contento de que nos vayamos”, dijo a la AFP Wayne Green, de 48 años, celebrando un retorno a la plena soberanía.

A pocos metros, los detractores del Brexit, entre ellos jóvenes que no votaron en el referéndum de 2016 y ahora ven su futuro truncado, vertían sus lágrimas.

Siento pena, tristeza. Es muy, muy terrible que esto esté sucediendo realmente”, decía Katrina Graham, de 31 años.

Mucho ha llovido desde la victoria del Brexit en aquella consulta, cuando 52% de los británicos votó por abandonar la UE. Pero, según una encuesta publicada esta semana, solo un 30% de los proeuropeos completó el “duelo” psicológico de esta ruptura.

Especial tristeza se vivía en Escocia, nación semiautónoma que votó muy mayoritariamente contra el Brexit y donde, por decisión de su Parlamento, seguirá ondeando la bandera europea.

Esta tristeza está llena de ira”, afirmó en Edimburgo su primera ministra, Nicola Sturgeon, prometiendo “hacer todo lo posible” para conseguir un nuevo referéndum de independencia y volver a integrar el bloque europeo.

En Irlanda del Norte, donde se teme que el Brexit desestabilice una paz difícilmente lograda tras tres décadas de sangriento conflicto, los eurófilos levantaron en Belfast una gran pancarta que decía: “Esta isla rechaza el Brexit”.

Deja un comentario